ALFREDO IGUALADOR-JORGE CANO.DE REPENTE, NADA

DSCN3676

ALFREDO IGUALADOR  –  JORGE CANO

DE REPENTE , NADA

C.C. La Despernada, Villanueva de la Cañada

8 de mayo – 8 de junio 2009

DE REPENTE, LA NADA

“¿Significar? ¡Significar, nosotros! (Risa breve.) ¡Esta sí que es buena!” (Beckett, Fin de partida)

En esta sala se ha trabajado duro… para fracasar. Y no se equivocará quien vea en estos cuadros la experiencia repetida de este fracaso. Porque Alfredo Igualador y Jorge Cano no quieren decirnos nada, sólo mostrarnos esa exacta intensidad de la pintura en la que el contenido narrativo desaparece por completo y no cabe simbología alguna. Una sugerente ocupación física de los cuerpos en ese vacío contextual en el que resplandece el propio proceso de composición. Como si uno sólo pudiera redefinir la pintura a través del gesto ininterrumpido de la pintura misma. Es más, en realidad, ellos no hacen, obsesivamente, nada más que marcas. En ambos hay una tensión rítmica o una precisión lineal diferente, una concisión diversa, incluso distintas texturas, pero un común denominador. Mientras Cano explora cómo la repetición de la borradura puede llegar a convertirse ella misma en imagen, Igualador, a modo de un condenado, traza sin cesar marcas vivaces de color en el lienzo —¿su piel?— intuyendo que no hay afuera, que no hay salida. Obsérvese cómo el fino trazo de las líneas y filamentos de Cano, realizado con spray, mantiene un interesante equilibrio con los fondos emborronados. De ahí la importancia de las estrategias del collage en la superficie de los cuadros, donde él trabaja seleccionando, deformando y distribuyendo los materiales más allá del pincel y de la paleta.

texto exposición-1

DSCN3673

Anuncios