LO MÁS DIFÍCIL, NADA de Iván Gómez

CRUCE acoge la película LO MÁS DIFÍCIL, NADA de Iván Gómez en una doble
sesión:
MARTES 15 de febrero a las 19:30h
SÁBADO 19 de febrero a las 19:00h

Iván Gómez (Irun, 1984)
Artista multidiciplinar residente en Barcelona. Entre sus obras en vídeo
destaca “Qué extraño camino me ha llevado a ti” presentada el año pasado
en ARTEKO en Madrid.
Anexamos un texto suyo en referencia a la obra que se proyectará.
Más información en http://www.ivangomez.net
Persistiendo en mi búsqueda artística sobre la idea del acercamiento al
“Otro”, y su inherente imposibilidad, en este proyecto confronto esa
búsqueda con la idea de “Nada”.
Por un lado mi investigación comienza en Heidegger, desde su idea del ser
que “que siempre ya” se encuentra en el mundo, “arrojado “a él, y que
“siempre ya “se encuentra en un estado de ánimo, que nubla los demás, el
tedio, la angustia, la que todo lo hunde, la reveladora de la nada. “Cada
uno es como el otro y ninguno es él mismo”, este nadie en quien nos
convertimos en nuestro ajetreo cotidiano representa un papel espectral.
Estos son mascaras pero detrás de ellas no hay nada.
Esta investigación, se acota en el signo lacaniano del sujeto “barrado”,
que entiende que el sujeto ni es una entidad sustancial, ni un lugar
especifico, sino más bien un vació constitutivo básico, incapaz de
representar o resolver la brecha entre la sujetivación y aquello que
constantemente la desborda, “algo en nosotros más que nosotros mismos”.
Dentro de este paréntesis, mi interés se centra en las
representaciones de este conflicto.

Por otro lado también me interesa la nada como acontecer, como acto, como
posicionamiento, y justificar el “para nada”, lo sin-meta, la gratuidad,
dar lugar a la “inutilidad” como gesto político, la abstención como la
entiende Žižek y Badiou, como acto de violencia, “es mejor no hacer nada
que engrasar al imperio con pseudoalternativas ya asumidas por éste”. Me
cuestiono el cómo y la pertinencia al producir imágenes. Aún cuando el
arma sea una gran metáfora, la metonimia extrema, las formas más
extraligüísticas, nos seguimos moviendo dentro del lenguaje y aunque una
de las virtudes más apreciables del lenguaje es el que permita escribir en
su contra, siempre quedará la sospecha de que esta crítica interna pueda
no ser suficientemente radical. Y éste es el sentido por el que, dentro de
esta paradoja, quiero dar valor a las experiencias vividas, la vivencia
pero sin dejar de lado lo simbólico. La pertinencia de lo simbólico, como
afirma Žižek, es la condición de posibilidad e imposibilidad al mismo
tiempo para transformar lo Real.

“Para que la representación comunique lo humano,
no sólo se precisa que la representación fracase,
sino también que muestre su fracaso.
Hay algo de irrepresentable que sin embargo intentamos representar, y esa
paradoja debe ser preservada a través de la representación que ofrecemos.”
Vida precaria. El poder del duelo y la violencia. Judith Butler.
Paidós,2006.

Anuncios