Radio banquete regresa

Estimados, queridos, nunca olvidados radioactivos, nos llena de regocijo, dicha y placer invitaros a un suculento menú del día a un precio con el que ninguno de los bares del mundo pueden competir. Nada tan sabroso y barato: productos de primera calidad elaborados con el cariño y cuidado con el que la mantis religiosa se cimbrea ante su macho, el cajero de un banco deposita y cuida de los caudales de sus clientes y la policía vigila nuestras calles y las limpia para que podamos transitar tranquilos.
Comed, comed hasta hartaros:
Anuncios