A la memoria de Eugenio Trías

Eugenio Trías, vinculado filosófica y personalmente a Cruce y muchos de sus socios, falleció ayer. Huelga decir que ha sido una de las figuras más importantes del pensamiento español de las últimas décadas. Algunos de los socios han sido y serán alumnos y amigos eternos de este gran pensador.

Os animamos, como lo han hecho algunos de nuestros socios, a expresaros bien a través del blog o a través del correo.

A la memoria de Eugenio Trías, maestro

Por Jorge Alemán

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-213640-2013-02-11.html

Lo vi en la Boca por primera vez, un catalán extraviado en un barrio porteño. Ya tenía claro que lo importante no era la Filosofía en su Historia, sino aquello que la interpela desde el exterior: la sombra, lo siniestro, el Límite, el psicoanálisis, el cine, la música. Escribo el Límite con mayúscula porque con esa noción captó una fractura ontológica que atravesaba a las cosas, al sujeto, a su existencia sin fundamento. Con ese Límite construyó por primera vez en la historia del pensamiento español un Sistema, un Sistema distinto de los concebidos por el Idealismo alemán pero sin embargo con una coherencia interna inquietante. En Trías el Sistema era como un castillo de arena a orillas del mar, pronto a desmoronarse, uno encontraba en las páginas de su filosofía ese extraño temblor, esa vigorosa fragilidad que tienen las cosas verdaderas que pasan por la frontera porosa que separa lo que aparece en el concepto y se sustrae al pensamiento. En España, los lunes en Madrid, fuera de su Barcelona natal, con Sergio Larriera y Marivi Gimbel poníamos a prueba esa Frontera, su Sistema se volvía una conversación hasta la madrugada del humor y el desconcierto. Y Trías brillaba, brillaba ante nosotros con delicadeza, sin corregir a nadie ni a nada, sabiendo que el exilio y la frontera entran en correspondencia mutua, sabiendo que en su sistema construido alrededor de un vacío se cifraba una verdad de la vida que de un modo serio compartíamos con felicidad. Qué gran suerte, qué gran privilegio haber pensado juntos mientras nos queríamos.

 

Por Sergio Larriera:

“Eugenio Trias:

Tu mano, inconfundible, piensa en el límite. Los cuatro dedos juntos, extendidos, y el pulgar que los recorre una y otra vez, a velocidad creciente, desde el meñique al índice. Al rasgar las cuerdas del secreto instrumento la mano piensa. Construye ideas al tocar las palabras, haciéndolas sonar. Pensando, construye y habita.

Gracias por las señales precisas de tu generosa enseñanza.”

Anuncios